20 de mayo de 2018

Te pido perdón

Voy a tratar de no contaminar lo hermoso de mi esencia,
no cambiar sus palabras si brotan como luceros alados,
disfrutar de las vistas que abren universos
y revolcarme en ellas como el niño que descubrió la nieve.

Prometo reír más y preocuparme menos,
desahuciar la oscuridad que vino a desvestirme
y se sintió defraudada al verme tan humano,
sincero como un charco en un día de lluvia.

Te ofreceré manos pero no aliento
porque soy incapaz de rellenar los rincones vacíos
que el viaje ha dejado en tu equipaje
y el camino se aprende caminando.

He comenzado a escalar la cara más difícil de esta cordillera,
porque la fácil sólo me trajo ruido y dolor,
te pido perdón,
por traicionar el manual de las costumbres.

He decidido adentrarme en este desierto,
para encontrarme,
y aunque la sed me ataque
cabalgaré ligero, soltando siempre lastre.

Seré una nube que planea mis abismos,
lloveré y haré barro de mis despojos
construiré un cosmos nuevo
sin estrellas muertas derrotadas.

Cabalgaré aunque me habite el frío,
y tenga que desaprender mis virtudes,
aunque el tiempo pase
y no consiga entender su mecanismo.

Me despediré de quién se marcha
para que no marchite mi calendario,
encenderé velas y dejaré que bailen mis lágrimas
para honrar su memoria.

Y jugaré al ajedrez con el viento,
los pájaros y las olas,
para sentir que mi hogar se encuentra
sólo en la tierra que elijo pisar.

Hands by Sean

13 de mayo de 2018

Sombras

Con quién comparto estas ganas de escapar, la necesidad imperiosa de quemar todos mis folios y cambiar de aires y esperanzas.

A quién contarle ahora todos los defectos que ni siquiera soy capaz de nombrar, todas las noches en vela, la ansiedad que me aprieta el pecho. Sobre qué hombro llorar los desamores, las historias que me rompieron como un cristal y que todavía cortan.

Con quién compartir el sentimiento de infinitud del camino, las preguntas que no sé responder y que me vuelan dentro de la cabeza como pájaros hambrientos.

Con quién saltar esta grieta, dónde encontrar las fuerzas para enfrentarme al vacío. Cómo aceptar la soledad y el silencio como única respuesta.

En qué escuela aprender a convivir con mis lobos, perder el miedo a acariciarlos, comprender que su rugido puede ser aprendizaje.

Dónde encontrar el manual de funcionamiento del corazón, cómo salvar sus distancias, sus errores, cómo curar sus heridas y cerrar por fin las puertas que no llevaron a ningún sitio.

En qué lugar cambiar de nombre, pasar de pato a cisne, dejar de ser espectador y formar parte de la historia.

Dónde escribir los capítulos que nos restan, en qué lugar colocar el punto final. Qué hacer con la culpa, dónde se reclaman los abrazos que necesité y no tuve, la mano salvadora justo en el momento preciso.

Cómo comprender la ausencia y la muerte. El infinito con forma de nada que se queda a vivir. Los caminos que se descruzaron sin saber siquiera cómo.

Me pregunto si al fin la luz podrá vencer tanta sombra, si habrá alas para tanto viento. Si sucumbiremos al miedo por puro miedo al miedo. Si dejaré algún día de huir para poder echar raíces.

Shadow of you by wiersz

22 de abril de 2018

Momentos

En qué momento fluir sin miedo al dolor del juicio,
cuándo volver a ser galaxia y después planeta,
cuál será el instante exacto en que pulsaremos
el interruptor de tormentas
que nos salve de los monstruos.

Dónde quedó aparcado el triciclo
con viajes rumbo a “cualquier parte”,
en qué esquirla del tiempo
aprendimos a vagar sin rumbo
en qué espejo comenzamos a temer nuestro reflejo.

En qué rincón quedaron los niños
que siempre fuimos y que traicionamos,
en qué dirección escaparemos ahora
si perdimos todos los mapas
y no hay ciudad que sepa bailar con nuestra esencia.

Me pregunto si llegará acaso nuestro momento,
si habrá un pequeño destello
que anticipe el crack definitivo,
si nos devorarán las llamas de los calendarios
y huirán escurridizos los años entre nuestros dedos.

Me gustaría seguir soñándome pájaro,
y no encontrarme tan cansado
para bucear en mis lodos,
que el camino no sea foso,
y seguir encontrando resquicios de luz.

Hablar el lenguaje de las golondrinas,
entender el sabor de un beso,
construirme en los abrazos,
ser arquitecto de retinas,
mostrarme tan sensible como inquebrantable.

Y no conformarme con habitar la desdicha,
cuidar lo de dentro tanto como lo de fuera,
acariciarme despacio y con paciencia,
quererme bien y a paso lento,
vencer los muros de mi impaciencia.

Y construir con tiento un nuevo cometa,
que me lleve de la mano a las estrellas
que formaron parte de mi cuerpo
y que ahora siento temblando
tan profundo y dentro de mi pecho.

Gone With The Wind by Borda